• Odisea

Odisea: inicio de una nueva serie de episodios.

Actualizado: 25 de jul de 2019

…Y Calipso dijo: «Hijo de Laertes, de linaje divino, Odiseo, rico en ardides, ¿así que quieres marcharte enseguida a tu casa y a tu tierra patria? Vete enhorabuena. Pero si supieras cuántas tristezas te deparará el destino antes de que arribes a tu patria, te quedarías aquí conmigo para guardar esta morada y serías inmortal por más deseoso que estuvieras de ver a tu esposa, a la que continuamente deseas todos los días. Yo en verdad me precio de no ser inferior a aquélla ni en el porte ni en el natural, que no conviene a las mortales jamás competir con las inmortales ni en porte ni en figura.»

Y le dijo el muy astuto Odiseo:

«Venerable diosa, no te enfades conmigo, que sé muy bien cuánto te es inferior la discreta Penélope en figura y en estatura al verla de frente, pues ella es mortal y tú inmortal sin vejez. Pero aun así quiero y deseo todos los días marcharme a mi casa y ver el día del regreso. Si alguno de los dioses me maltratara en el ponto rojo como el vino, lo soportaré en mi pecho con ánimo paciente; pues ya soporté muy mucho sufriendo en el mar y en la guerra. Que venga esto después de aquello.»


Si brújula es una serie que, como su nombre lo indica, tiene como propósito compartir puntos de vista enfocados a orientar nuestra conducta ciudadana, Odisea está diseñada para proporcionar propuesta más enfocadas en la acción.

Como podemos escuchar en el fragmento del canto V del poema homérico, que les comparto en la introducción, Odiseo después de la caída de Troya es retenido por la ninfa Calipso en una isla deseando que fuera su esposo; sin embargo, el héroe, y cito el poema,… “sentado en la orilla lloraba donde muchas veces, desgarrando su ánimo con lágrimas, gemidos y pesares, solía contemplar el estéril mar.” Fin de la cita.

Entonces, Odiseo es una metáfora (¿alegoría?) de cada uno de nosotros quienes insatisfechos con la realidad que vivimos, deseamos emprender el camino a casa, también como una metáfora de un estado futuro deseado en el que podamos disfrutar las cosas de la vida que realmente valen la pena.

De igual forma como ya Odiseo lo sabe, el camino está lleno de retos; sin embargo durante su camino no irá solo, lo acompañará Atenea, la deidad de ojos de lechuza quien expresa a Zeus, el que amontona nubes lo siguiente: “Pero es por el prudente Odiseo por quien se acongoja mi corazón, por el desdichado que lleva mucho tiempo lejos de los suyos y sufre en una isla rodeada de corrientes donde está el ombligo del mar.”

Odiseo, como vemos se ha ganado el favor de Atenea quien, en su papel de consejera juega un papel clave en el regreso del héroe al lado de Penélope su esposa y de su hijo Telémaco. A veces implantándole pensamientos, prestándole ayuda más tangible o probando la determinación de nuestro viajero.

En esta serie, Atenea será representada por métodos y propuestas de acción específicas que nosotros como Odiseo, podremos poner en práctica si realmente estamos determinados a vivir de manera diferente.

Finalmente, les recomiendo darse un tiempo para leer este poema épico lleno de bellas imágenes, criaturas míticas, habitantes del Olimpo y mortales común y corrientes como tú y como yo.

1 vista

© 2015 por Rodolfo Loyola.

  • Facebook icono social
  • Facebook Clean Grey
  • Twitter Clean Grey
  • LinkedIn Clean Grey